Tigger

English

El cuento de la nariz

La historia esta abajo, pero estas fotografías cuentan el cuento. Primero es Tigger, poco después de ser adoptado hace algunas semanas

Ahora, aquí esta la nariz de Tigger después de enfermar de moquillo. Esta es la clásica, nariz seca con moco del moquillo.

Aquí esta Tigger despertando de la anestesia después de su tratamiento

Y aquí hay un acercamiento a la nariz de Tigger después. Esta mucho mejor

Este es el recuento enviado por Haydee Crystal Acosta Bustamante el 15 de diciembre del 2009:

El 14 de noviembre de 2009 adoptamos dos cachorros de la sociedad humanitaria local en El Paso Texas (uno de 13 semanas y el otro de 9 )

16 de noviembre 2009- lleve al cachorro de 13 semanas al veterinario por que se veía terriblemente enfermo (diarrea amarilla, fiebre, sin apetito) el veterinario prescribió antibióticos.

24 de noviembre- notamos al segundo cachorro tosiendo y los llevamos a ambos con otro veterinario quien les prescribió antibióticos a ambos cachorros.

27 de noviembre después de que el cachorro de 13 semanas comenzó a babear y a masticar chicle, lo llevamos con un tercer veterinario quien nos dijo que tenía moquillo, y que debíamos ponerlo a dormir. El veterinario nos dijo que había sido expuesto al moquillo antes de llegar a la sociedad humanitaria, y que ellos probablemente no se dieron cuenta que el estaba enfermo, por que el virus podía vivir en el cuerpo de los perros una semana o dos antes de mostrar algún signo.

Volvimos a casa y la esterilizamos por el segundo cachorro y seguimos dándole antibióticos esperando que el no tuviera el virus, por que había recibido sus primeras vacunas antes de que lo adoptáramos el 11 de noviembre y 3 días antes había sido expuesto al cachorro de 13 semanas.

11 de diciembre 09 llevamos al cachorro para su seguimiento y el veterinario dijo que tenía fiebre alta y los nódulos linfáticos inflamados y su nariz se estaba endureciendo. El veterinario tomo una muestra de sangre y dijo que había una probabilidad del 60% de que también tenía moquillo.

Hoy ya tarde vimos a nuestro segundo cachorro ahora de 12 semanas tener una convulsión (el cachorro se cerro y su hocico comenzó a masticar incontrolablemente y babeó por cerca de unos 10 a 20 segundos…también se defecó) viéndolo en retrospectiva, el cachorro creemos que las convulsiones comenzaron hace 3 días (una diaria) nos quedamos despiertos toda la noche, investigando en línea y encontramos el sitio de Ed Bond, acerca del tratamiento!, le enviamos un correo a todos a quienes encontramos con historias de éxito o veterinarios. Un veterinario en Austin Texas, respondió al día siguiente, ella llamo y nos pregunto si podíamos llevar al cachorro a primera hora el lunes en la mañana. Entonces ella nos llamo de nuevo y nos dijo que mejor lo lleváramos al día siguiente (sábado 13 de diciembre) entre mas esperáramos, peores serian las convulsiones y el daño que tendría. Alistamos nuestras maletas y manejamos a Austin, un viaje de 9 horas con un cachorro muy enfermo, que tuvo 5 convulsiones en el camino. La doctora lo vio a primera hora en la mañana, y llevó a cabo un examen de sangre y lo alistó para el tratamiento.

La veterinaria ha visto 8 perros con moquillo de todo Estados Unidos y hasta ahora ha podido salvar a todos excepto a dos. Cuando ella vio a Tigger dijo que era uno de los perros mas sanos que había visto con el mortal virus, así que ella tenia grandes esperanzas para el. Habían pasado casi 48 horas (las cuales son las mas cruciales para que el cuerpo mate al virus) y ha tenido convulsiones y temblores, esperamos que esto lo cure para siempre, para que así él pueda ser un testamento viviente que el tratamiento de Newcastle es confiable y vale la pena que lo analicen todos los veterinarios.

El equipo y veterinario de la Sociedad Humanitaria de El Paso –el refugio donde los adoptamos…han sido de mucho apoyo y se han comprometido a ver a Tigger hasta que él tenga todas sus inyecciones. Ellos se sienten horrible e impotentes de que hayamos tenido que pasar por esto, pero de nuevo no fue su culpa, lo mas probable es que recibieron al cachorro de 13 semanas ya enfermo de moquillo, pero ya que no había signos obvios (fiebre o tos) lo llevamos con nosotros, y dos días después los signos comenzaron, espero esta historia continúe para construir una conciencia y valide que el tratamiento de Newcastle pudiera ser la solución, perdimos un cachorro y no vamos a perder a Tigger sin pelear!